martes, julio 12, 2011

¿Para que se usa el agua bendita en la Iglesia?



El agua bendita es un sacramental, de hecho el mas grade de ellos. En algunos temas recientes, habíamos dicho que los sacramentales son signos visibles religiosos instituidos por la Iglesia. Consienten en una oración de impetración de la Iglesia, para que por medio de ellos el cristiano pueda obtener efectos espirituales y nos preparen para recibir la gracia o a responder a ella.

El uso ritual de esta preciosa sustancia es muy antigua en la Iglesia, arraigada ya en el Antiguo Testamento. Cuando los israelitas entraban en el Templo, estos tenían que someterse a purificación o abluciones, (los judíos modernos todavía hacen uso de los Mikvaot (en hebreo: מקואות, lit. "pila de agua", en el Talmud hebreo. Miq'wa'oth) en el dia del Yom Kippur, o en el día de la bodas, o para la purificación después de la menstruación o entrar en contacto con un cadáver o en el semen, etc.) Estas purificaciones rituales por el agua eran la prefigura del bautismo cristiano, que recordamos cuando nos santiguamos, o nos signamos con el signo de la Cruz con agua bendita al entrar en nuestras Templos. (1)

Por eso los pequeños contenedores de agua bendita fijada a la pared o en las fuentes que existen en ciertos templos al entrar en ellos nos hacen recordar el sello del bautismo y la pila bautismal, y los compromisos cristianos. Simplemente sumergimos la punta de los dedos en el agua mientras meditamos brevemente en los misterios de la Cruz, y a sí mismo mientras trazamos por nuestro cuerpo el signo de la Cruz, (mentalmente o verbalmente) pronunciamos las palabras: "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, al santiguarnos. Mas no se debe apresurar ni desviar la atención a otro lado, con el fin también de expresar mentalmente nuestra gratitud a Dios y dignificar el sacramental del agua bendita.


Muchos católicos desorientados en la fe repiten este proceso a la salida de la Templo y de la Misa sin meditar en su significado profundo, otros peores aun creen que el agua bendita es algo mágico, o medicinal para las dolencias del cuello, ya que personalmente he sido testigo ocular al salir de Misa muchas señoras se la untan como medicina por la nuca y el cuello, y a sus hijos también, dándoles un mal ejemplo sobre el uso correcto del agua bendita. Otros se la toman para las enfermedades intestinales, y la usan en otros usos indebidos que llegan a la deshonra de este precioso liquido.

Esta agua bendita es también utilizado por el sacerdote para rociar a la gente antes del comienzo de la Misa, o cuando renovamos las promesas bautismales en Cuaresma, en la noche de la Vigilia Pascual. El sacerdote tendrá un contenedor de agua bendita llamado Acetre, que un vaso con asa, y este del latín situla. Caldero de agua bendita que se usa para las aspersiones litúrgicas. El agua se recoge del acetre y se dispersa con un utensilio llamado Hisopo (2). El hisopo tiene pequeños agujeros atrapar el agua, para que que cuando el sacerdote de la bendición o se dirija a la congragación el agua pueda ser esparcida en gotas de agua. Esta bendición de la congregación antes de la Misa se llama "Asperges" y las palabras que acompañan, vienen del Salmo 51 y que tiene un significado de purificación y pertenencia:

Salmo 51:7,9 Mira que nací culpable, pecador me concibió mi madre. tú amas la verdad en lo íntimo del ser, en mi interior me inculcas sabiduría. Rocíame con hisopo hasta quedar limpio, lávame hasta blanquear más que la nieve.


En el uso litúrgico, encontramos tres clases principales de agua bendita: la bautismal, bendecida solemnemente con la infusión de los Santos óleos en la Vigilia Pascual; la gregoriana, en cuya composición entra la sal, el vino y la ceniza, usada en la dedicación de la iglesia y consagración del altar; la común, bendecida por una fórmula más sencilla, que es la prescrita para casi todas las bendiciones, consagraciones y exorcismos. En este ultimo uso, el sacerdote bendice el agua con una oración de exorcismo que en latín es:

“Exorcizo te, creatura aquæ, in nomine Dei Patris omnipotentis, et in nomine Jesu Christi, Filii ejus Domini nostri, et in virtute Spiritus Sancti: ut fias aqua exorcizata ad effugandam omnem potestatem inimici, et ipsum inimicum eradicare et explantare valeas cum angelis suis apostaticis, per virtutem ejusdem Domini nostri Jesu Christ: qui venturus est judicare vivos et mortuos et sæculum per ignem.”

El agua bendita no es como enseñan muchos brujos y adherentes de la Nueva Era como algo que contenga propiedades energéticas para limpiar el hogar, o lavar cualquier tipo de objetos, (vasijas, muebles, o cuadros) ni tampoco para traerla colgada al cuello para prevenir el mal de ojo, ni contra los vampiros, ni contra las reumas, ni se usa con fines supersticiosos de buena suerte para bendecir objetos deportivos como raquetas o balones.

Precisamente a raíz de lo anterior, es decir, del mal uso de los sacramentales y de sus abusos es de donde los no-caóticos muchas veces se basan para atacar estas practicas católicas y tacharlas de no biblias o propias de fanáticos. Debemos conocer bien el uso debido del agua bendita y enseñar al que no sabe que significa este sacramental.

Escucha esta siguiente explicación del P. Fortea sobre el agua bendita.




Enlaces externos relacionados

http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/2546/articulo.php?id=24839

http://www.salvadmereina.org.co/interna.php?idsec=65&idnot=243


___________________________________________________________________________________

Referencias:

(1). http://www.fisheaters.com/water.html
(2).http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/liturgia/objetos_liturgicos/a_objetos_liturgicos.htm